HISTORIA DE LOS PANELES SOLARES

Publicado el día viernes 15 de Noviembre de 2019 por
Ennova Energía Team
593

El efecto FOTOVOLTAICO fue descubierto por el francés Alexandre Edmond Bequerel en 1838 a la edad de 19 años. Él estaba experimentado con una pila de electrodos de platino cuando comprobó que la corriente subía en uno de los electrodos cuando este se exponía al sol. Sus estudios sobre el espectro solar, magnetismo, electricidad y óptica son el pilar científico de la energía FOTOVOLTAICA

El siguiente paso se dio en 1873 cuando el ingeniero eléctrico inglés Willoughby Smith descubre el efecto fotovoltaico en sólidos. En este caso sobre el Selenio. Pocos años más tarde, en 1877, el inglés William Grylls Adams profesor de Filosofía Natural en la King College de Londres, junto con su alumno Richard Evans Day, crearon la primera célula fotovoltaica de selenio.

En 1883 el inventor norteamericano Charles Fritts construye la primera celda solar con una eficiencia del 1%. La primera celda fue construida con un semiconductor de Selenio y una capad de oro muy delgada. Debido al alto costo de esta celda se utilizó para usos diferentes a la generación de electricidad.
La celda de Silicio que hoy día utilizan proviene de la patente del inventor norteamericano Russell Ohl. Fue construida en 1940 y patentada en 1946.
En 1955, se le asigna a la industria en EEUU el encargo de producción de paneles fotovoltaicos para aplicaciones espaciales. Esto significó sin duda un importantísimo impulso que permitió un crucial desarrollo tecnológico del sector. Como ejemplo, cabe citar que la empresa Hoffman Electrónic ofreció, en 1955, células de 14 mW con un rendimiento del 3% a un costo de 1500$/W. Dos años después, esta misma empresa desarrolla células solares ya con un rendimiento del 8%.

Las celdas de silicio más modernas y similares a las actuales se desarrollan en 1954 en los laboratorios Bells. Estos avances tecnológicos permitieron que aparezcan en el mercado las primeras células solares comerciales con el 6% de eficiencia en 1957. Las cuales comenzaron a utilizarse en satélites espaciales tanto en la Unión soviética como en EE.UU.

La primera nave espacial que usó paneles solares fue el satélite norteamericano Explorer 1, lanzado en febrero del año 1958. Este evento generó un gran interés en la producción y lanzamiento de satélites geoestacionarios para el desarrollo de las comunicaciones, en los que la energía provendría de un dispositivo de captación de la luz solar.

Fue un desarrollo de gran importancia que estimuló la investigación buscando paneles cada vez más eficientes y motivó a la industria de tecnología. El primer mercado de los PANELES SOLARES FOTOVOLTAICOS fue entonces dirigido al sector aeroespacial.

Es en la década de los 80s en donde se comienzan a utilizar en las techos de las granjas en las áreas rurales. En la actualidad y debido a los bajos costos con los que se cuentan, ya son utilizados a gran escala por empresas privadas para su propio consumo, por las entidades estatales para la creación de parques solares tanto terrestres como flotantes y, cada vez más, para las viviendas particulares para su AUTOCONSUMO

La era de la energía solar ha llegado para quedarse.