EL SOLAR IMPULSE II

Publicado el día miércoles 8 de Enero de 2020 por
Ennova Energía Team
536

Solar Impulse II es el nombre del primer avión solar en cumplir el reto de darle la vuelta al mundo. Esta odisea que se dio a cabo hace años atrás, exactamente el 9 de marzo de 2015 en Abu Dabi. Fueron necesarios 505 días para cumplir con la travesía que contó con innumerables aventuras a lo largo de sus trayectos.
Fue una gran aventura en la que se lanzaron los dos suizos que lo piloteaban, André Borschberg y Bertrand Piccard, en donde recorrieron 40.000 kilómetros en más de 500 horas de vuelo.

El viaje se desarrolló en 17 etapas en donde los pilotos alternaban sus mandos y aprovechaban para descansar un poco.

El Solar Impulse II cuenta con 17 mil celdas solares FOTOVOLTAICAS que van capturando la energía solar durante el día para abastecer sus cuatro motores eléctricos y guardar la energía en BATERIAS SOLARES para su trayecto en la noche. Este avión es mucho más liviano que un carro de gran tamaño, con tan solo 2.5 toneladas de peso y cuyo desarrollo llevó 12 años de duro trabajo resultó ser el más exitoso.

Las cosas no fueron fáciles y los pilotos tuvieron que suspender su vuelo en 3 ocasiones. La primera en Hawai por las averías que sufrió el avión por su paso por el Océano Pacífico los obligó a quedarse casi 300 días para poder arreglarla. Cuando continuaron su viaje de Japón hacia Estados Unidos tuvieron que suspender, nuevamente, su viaje hasta primavera ya que las baterías se encontraban en muy mal estado.

La última parada que duro alrededor de dos semanas fue debido al mal estado de salud de Piccard y una fuerte ola de calor en Arabia Saudí con temperaturas superiores a los 45 grados.

Esta gran hazaña de estos pilotos marcó un antes y un después en la historia de la aviación mundial. A pesar de las fallas por situaciones adversas, se espera que este sea el primer paso para lograr inversiones de compañías aéreas en investigación y poder así llevar a cabo modelos más eficientes y rápidos para intentar frenar un poco la contaminación de los aviones y aprovechar cada vez más la energía brindada por el sol.