EL EFECTO DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN LA SALUD DE LAS PERSONAS

Publicado el día martes 4 de Febrero de 2020 por
Ennova Energía Team
566

Han sido las mismas prácticas de los seres humanos las que día tras día hace que el planeta tierra tenga un cambio climático tan agresivo y de crecimiento acelerado y constante.Tantas catástrofes ambientales como los Tsunami, olas de calor, temperaturas elevadas, deshielo de los Polos, fenómenos meteorológicos catastróficos, aire sobrecargado de carbono y, además, el agua contaminada que se ve reflejada en los alimentos que consumimos a diario, generan enfermedades infecciosas y por ende, perjudiciales para el ser humano.

Lamentablemente muchos seres humanos y, en especial, los grandes dirigentes y dueños de grandes empresas contaminantes, no logran comprender la importancia que tiene afrontar políticas encaminadas a frenar el uso excesivo de sustancias contaminantes y, también, el uso de métodos de contaminación global.

Hay pruebas fehacientes del deterioro a la salud pública que las malas actividades humanas tienen en todos los aspectos. Enfermedades infecciosas y las enfermedades emergentes que aparecen por primera vez y que se presentan como SARS, H1N1, H5N1, influenza aviar y el virus ébola. Todas estas enfermedades globales son producto de un crecimiento poblacional desproporcionado trayendo como consecuencia la falta de agua potable y baja higiene, la tala de bosques para asentamientos humanos, deforestación, construcción de carreteras, agricultura y producción animal infestada de químicos.

Según la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, “el cambio climático continuado tendrá profundas consecuencias negativas en algunos de los determinantes sociales y ambientales de la salud, como los alimentos, el aire y el agua. Las zonas que disponen de una infraestructura sanitaria débil, en su mayoría situadas en los países en desarrollo, serán las menos aptas para prepararse y dar respuesta a estos problemas si no reciben ayuda”.

La OMS, Organización Mundial para la Salud, tiene 10 puntos que ha tomado como importantes y trascendentales para explicar claramente la incidencia que tiene el cambio climático en la población.

1. A lo largo de los últimos 50 años, las actividades humanas, y en particular la combustión de combustibles fósiles, han liberado cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero suficientes para afectar al clima mundial. La concentración atmosférica de dióxido de carbono, gas que atrapa más calor en las capas bajas de la atmósfera, ha aumentado en más de un 30% desde los tiempos anteriores a la revolución industrial. Los consiguientes cambios del clima mundial conllevan una serie de riesgos para la salud, tales como el aumento de la mortalidad por las temperaturas extremadamente elevadas o el cambio de la distribución de las enfermedades infecciosas.

2. Del ecuador a los polos, el clima y la meteorología tienen grandes repercusiones directas e indirectas en la vida humana. Los fenómenos meteorológicos extremos, como las grandes lluvias, las inundaciones o los huracanes como el que arrasó Nueva Orleáns (EE.UU.) en agosto de 2005, ponen en peligro la salud y destruyen propiedades y medios de subsistencia. En la última década del siglo XX, los desastres naturales relacionados con las condiciones meteorológicas produjeron aproximadamente 600.000 muertes en todo el mundo, el 95% de ellas en países pobres.

3. Las variaciones meteorológicas intensas a corto plazo también pueden afectar gravemente a la salud, causando estrés térmico o un frío extremo (hipotermia) y provocar el aumento de la mortalidad por enfermedades cardiacas y respiratorias. Unos estudios recientes parecen asociar las temperaturas récord alcanzadas en el verano de 2003 en Europa Occidental, con las 70.000 muertes más en el mismo periodo de años anteriores.

4. El aumento de la temperatura global modifica los niveles y la distribución estacional de partículas aéreas naturales (por ejemplo, el polen) y pueden provocar el asma. Hay aproximadamente 300 millones de personas con asma y se teme que el alza en la temperatura eleve el número de personas con dicha enfermedad.

5. La elevación del nivel del mar, otra consecuencia del calentamiento global aumenta el riesgo de inundación de las costas y podría causar desplazamientos de población. Más de la mitad de la población mundial vive en una franja costera de 60 km de ancho. Además de producir directamente lesiones y muertes, las inundaciones pueden aumentar el riesgo de infecciones transmitidas por el agua y por vectores. Los desplazamientos de la población pueden aumentar las tensiones y el riesgo de conflictos.

6. El aumento de la variabilidad de las precipitaciones puede poner en riesgo el suministro de agua dulce. La escasez de agua afecta ya a un 40% de la población mundial. La falta de agua y su mala calidad pueden poner en peligro la salud y la higiene, con el consiguiente aumento del riesgo de enfermedades diarreicas (causa de la muerte de 2,2 millones de personas cada año), de tracoma (una infección ocular que puede producir ceguera) y otras enfermedades.

7. La escasez obliga a las personas a transportar el agua desde lugares alejados y a almacenarla en sus casas. Esto puede aumentar el riesgo de contaminación del agua y de las consiguientes enfermedades, además de servir de criadero de mosquitos que son vectores de enfermedades debilitantes como el paludismo o el dengue.

8. Las condiciones climáticas influyen en las enfermedades transmitidas por el agua y por vectores como los mosquitos. Las enfermedades sensibles al clima se encuentran entre las principales causas de muerte. La diarrea, el paludismo y la malnutrición proteinocalórica produjeron más 3 millones de muertes en 2004, de las cuales más de un tercio se registraron en África.

9. La malnutrición es la causa de millones de muertes anuales, tanto por la falta de nutrientes suficientes para mantener la vida como por el aumento de la vulnerabilidad a enfermedades respiratorias y enfermedades infecciosas como el paludismo o la diarrea. Se prevé que el aumento de la temperatura del planeta y de la variabilidad de las precipitaciones reduzca las cosechas en muchas regiones tropicales en desarrollo donde la seguridad alimentaria ya es un problema.

10. Las medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o atenuar las repercusiones sanitarias del cambio climático pueden tener otros efectos positivos en la salud. Por ejemplo, el fomento del uso del transporte público y de los medios de desplazamiento activos (la marcha o la bicicleta) como alternativa a los vehículos privados podría reducir las emisiones de dióxido de carbono y mejorar la salud pública. Además de reducir las lesiones relacionadas con el tránsito, también reduciría la contaminación del aire y las enfermedades respiratorias y cardiovasculares asociadas. El aumento de la actividad física puede reducir las tasas generales de mortalidad.

Falta mucha disposición de los gobiernos para poner medias al tema de inversión ambientales y por consecuente, poblacionales. La falta también de políticas claras de migración y la protección de sus ciudadanos de cada nación desaceleraría el proceso de migración.

La implementación y el uso de energías renovables como la FOTOVOLTAICA y EÓLICA ayudarían de forma acelerada a frenar el calentamiento global que aporta el uso del carbón. Afortunadamente para el 2050 en la Unión Europea, EU, la energía que se espera producir debe ser 100% renovable.