CHINA LE APUESTA A LAS ENERGÍAS RENOVABLES EN AUTOPISTAS

Publicado el día martes 11 de Febrero de 2020 por
Ennova Energía Team
493

A pesar de ser China uno de los países que más contamina y produce gases efecto invernadero, se ha tomado muy en serio convertirse en potencia mundial en generación de electricidad proveniente de energías renovables. Su potencia instalada en producción solar con paneles solares fotovoltaicos estaba hasta mediados del año 2019 en 130 GW y, la energía eólica se encuentra en 48GW instalados en la actualidad.
China crece día tras día en proyectos de parques solares gigantes para poder ir equilibrando un poco más su contaminación.

Actualmente se encuentra en la construcción de autopistas inteligentes. La primera construcción de una autopista tiene a todos los ojos del mundo volcados en el desarrollo de las energías renovables a tan alto nivel. Si bien es cierto que hay muchos proyectos de esta misma índole, hay uno construido en la provincia de Shandong en Jinan que ya es todo un hecho.

La empresa encargada de este proyecto es Qilu Transportation Development Group, la cual ha comunicado que esta autopista contará con tres túneles, tres casetas de cuota y un puente. Hasta la fecha se han hecho 26 kilómetros y han resultado todo un éxito. La construcción total es de 161 kilómetros y uno las ciudades de Hangzhou y Ningbo, ciudades que se encuentran al este del país.

Esta carretera está construida por PLACAS SOLARES FOTOVOLTAICOS cubiertos por un material resistente y transparente que permite el paso de la luz solar y soporta el peso de los vehículos, además del calor y frío excesivo. “Los paneles, que cubren 5.875 metros cuadrados, pueden generar un millón de kilovatios/hora de energía en un año, lo suficiente para satisfacer la demanda diaria de alrededor de 800 familias” cita Li Wu, el presidente de Shandong Pavenergy, empresa responsable de la fabricación de los paneles solares de la obra.

“Entre sus funcionalidades se encuentra la posibilidad de calentarse, algo realmente útil en épocas invernales para evitar la acumulación de nieve o hielo. Además, según los ingenieros del proyecto, la intención es que pronto se integre la recarga inalámbrica en movimiento que pueda servir para recargar las baterías de los coches eléctricos que circulen sobre ella”, afirman.

Una de las inmurables ventajas es que los coches podrán contar con un chip con el que pueden pagar el peaje mucho antes de pasar por el y así evitar posibles trancones que se puedan crear y así facilitar el tráfico. Además, podrán cargar los coches eléctricos en la medida que ruedan sobre la carretera, ya que, otra de las leyes impuestas a las empresas automotrices en China fue la fabricación de mayor cantidad de coches eléctricos para contrarrestar la contaminación por producción de monóxido de carbono, entre otros.

El más importante aporte a la construcción y prueba de este proyecto es la 0 contaminación ambiental que se pretende generar y el impacto que puede tener en la sociedad, haciendo volcar a la ciudadanía hacía la compra y consumo de coches eléctricos, logrando así un equilibrio ambiental que tanto lo necesita China como el mundo.